ECOGRAFÍAS EN EL EMBARAZO

ECOGRAFÍAS EN EL EMBARAZO

La atención sanitaria de calidad durante el embarazo y el parto previene muchas muertes materno-fetales; sin embargo a nivel mundial, sólo el 64% de las mujeres reciben la atención prenatal recomendada por la OMS: ocho visitas con profesionales sanitarios (ginecólog@s y matron@s) y mínimo una ecografía obstétrica antes de la semana 24 de embarazo.

¿Para qué se utiliza la ecografía en el embarazo?

La ecografía obstétrica es un método diagnóstico que utiliza ultrasonidos emitidos por un transductor o sonda, para crear imágenes bidimensionales ó tridimensionales y visualizarlas en una pantalla. Este método comienza a utilizarse en el ámbito clínico muy recientemente en el año 1971, y en la actualidad se trata de la prueba médica más segura para conocer el estado del embarazo.
En países desarrollados y en embarazos considerados de bajo riesgo, se recomienda hacer tres ecografías: 1ª ecografia entre la  8ª-12º semana, la segunda entre la 18-20  semana y la tercera, entre la 34-36 semanas de embarazo.

“La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que se realice una ecografía antes de la semana 24 de gestación para calcular la edad gestacional (EG), mejorar la detección de anomalías fetales y embarazos múltiples, reducir la inducción del parto en embarazos prolongados y mejorar la experiencia del parto de las mujeres.”

Cada una de estas ecografías tiene unos objetivos bien definidos, encaminados al diagnóstico y características del embarazo, detectar embarazos múltiples, malformaciones fetales, y valoración del crecimiento y bienestar fetal.

1. ECOGRAFÍA DEL PRIMER TRIMESTRE: semana 8 – 12 de embarazo.
Confirma el embarazo y su localización. Visualiza número de embriones. En caso de embarazo múltiple, se determinará el número de placentas y bolsas amnióticas.
Se mide la longitud del embrión (CRL ó longitud cráneo-caudal) y con ello se determina la edad gestacional (EG). Evaluación de vitalidad y frecuencia cardiaca del embrión. Valoración de marcadores ecográficos de cromosomopatías, detectar posibles malformaciones precoces del embrión y por último observación del útero, ovarios y trompas.
Esta ecografía no requiere preparación previa y preferiblemente se usará la vía vaginal (sonda vaginal) ya que su estudio es más detallado y exacto en estas semanas. Se trata de una prueba indolora y sin efectos nocivos para el embarazo.

2. ECOGRAFÍA DEL SEGUNDO TRIMESTRE: semana 18 – 20 de embarazo. ECOGRAFÍA MORFOLÓGICA.
En esta ecografía, el ginecólogo estudiará minuciosamente toda la anatomía del bebé para descartar posibles malformaciones fetales. Por esta razón, es la ecografía en la que más tiempo se aplica (unos 30 min aproximadamente).
Se miden las diferentes partes del cuerpo del feto, confirmando y reevaluando la edad gestacional. Observación de vitalidad y frecuencia cardiaca. Rastreo minucioso y protocolizado de la anatomía fetal, diagnóstico del sexo fetal, valoración del líquido amniótico y placenta, estudio de la circulación de vasos sanguíneos umbilicales (ecografía Doppler).
Esta ecografía se realizará vía abdominal.

3. ECOGRAFÍA DEL TERCER TRIMESTRE: semana 34 – 36 de embarazo.
Se realiza también vía abdominal. Se evalúa el bienestar fetal midiendo los siguientes parámetros:
Nueva valoración del crecimiento fetal (diámetro biparietal, longitud del fémur y diámetro abdominal). Estudio circulatorio de vasos umbilicales. Valoración del líquido amniótico y localización de la placenta. Valoración de movimientos fetales y determinación de la situación (longitudinal, transversa) y presentación (cefálica, podálica) fetal.

Además de estas ecografías diagnósticas existen otras modalidades de ecografías más recientes. Son las ecografias 3D, 4D y 5D.

. La ecografía 3D (tridimensional), representa la imagen fetal en las tres dimensiones. Este tipo de ecografía puede ser útil como complemento del estudio del contorno fetal y para el diagnóstico de malformaciones superficiales, sobre todo faciales.
. La ecografía 4D permite la visualización del feto en tres dimensiones y en tiempo real. Es decir, nos permite ver al feto en movimiento.
. La ecografía 5D es una versión mejorada de la ecografía 4D con imágenes de mejor calidad.

Conviene recalcar con respecto a estas últimas ecografías no diagnósticas (4D y 5D) la opinión de determinados especialistas: “La utilización de técnicas de ultrasonido sin ninguna finalidad médica y simplemente para contemplar el aspecto de los futuros hijos podría no ser tan ‘inocuo’ como se pensaba.” Noticias de El Mundo, Salud (2011).

“El riesgo real de una exposición prolongada a los ultrasonidos nunca se ha estudiado de forma precisa […], por lo que como medida de precaución, se recomienda limitar la exposición a únicamente el uso médico“. Bernard Broussin, miembro de la Comisión Nacional francesa de ecografía obstétrica y fetal.

“La tendencia que en los últimos años ha hecho que se use esta técnica fuera del entorno sanitario” puede llevar a una vanalización de la exploración” y a pensar que su utilidad es muy distinta a la real. “Su valor se debe a que es útil para diagnosticar determinados problemas, no porque permita ver cómo es la cara del futuro bebé”. María Jesús Cancelo, ginecóloga del Hospital Universitario de Guadalajara.

LA RECOMENDACIÓN DE MI MATRONA ONLINE

La ecografía obstétrica es un método diagnóstico seguro y de indudable valor. Esta prueba nos aporta en cada momento, información sobre el estado del embarazo y el bebé.
En países desarrollados afortunadamente contamos con ella para mejorar y detectar posibles anomalías en el embarazo. Hagamos un uso adecuado de este recurso desde una información clara y segura.

Si tienes cualquier duda o necesitas una explicación más detallada sobre ecografias en el embarazo, estoy a tu disposición en las Consultas Online.
Feliz día desde Mi Matrona Online.

Otros post

SI TE HA GUSTADO, COMPÁRTELO EN LAS REDES

Deja un comentario

Your email address will not be published.