EL ACOMPAÑAMIENTO EN EL PARTO

EL ACOMPAÑAMIENTO EN EL PARTO

El Ministerio de Sanidad, en la «Estrategia de atención al parto normal» reconoce el derecho de la mujer embarazada a estar acompañada por la persona que ella elija durante el embarazo, parto y post-parto.

1. ¿Qué papel tendrá la persona que me acompañe en mi parto?

Seguramente muchas mujeres cuando imaginan su parto, piensan también en la persona que les acompañará en ese momento. En muchos casos, no hay duda de que elegirán a su pareja, pero en otros, se imaginan más tranquilas al lado de otra persona.
Es importante recalcar que sois vosotras las mujeres, las que tenéis la decisión sobre quién será la persona que os acompañe. Debe de ser alguien que os sume y aporte sensaciones positivas, para vivir lo mejor posible este momento tan importante de vuestras vidas.
Quiero también poner en valor el cambio en la forma de acompañar a las mujeres durante su parto y también visibilizar los diferentes modelos de familias que existen.


2. La familia en la actualidad.

La familia es el mejor contexto de crianza para el desarrollo de niñxs. Una familia es una unión de personas que comparten un proyecto de vida común, con intensas relaciones afectivas y en la que las personas adultas son responsables del cuidado y educación de los hijxs. No hay ningún modelo de familia que sea mejor que el resto. La composición o estructura de la familia ni los lazos legales, no garantizan un buen desarrollo infantil. El afecto, la comunicación, la estimulación y la buena relación entre los miembros de una familia, sí son fundamentales para la crianza y el desarrollo infantil. Además del concepto de familia convencional, formada por madre y padre, existen otros modelos de familia.

Modelos de familia y diversidad familiar. Diversidad en el acompañamiento.

El concepto de familia ha evolucionado mucho en los últimos años, por ello mostraremos en este post la maravillosa diversidad familiar que existe.

  • Familia nuclear: formada por los progenitores e hijxs.
  • Familia extensa: además de los progenitores e hijxs, otros parientes como abuelos, tíos, tías, etc, son convivientes.
  • Familia homoparental: los progenitores son del mismo sexo (dos mujeres o dos hombres).
  • Familia monoparental: constituida por un solo progenitor (hombre o mujer) con algún hijx.
  • Familia adoptiva o acogedora: algún hijx es adoptado por los progenitores.
  • Familia de progenitores separados: el hijx convive con un solo progenitor alterna la convivencia entre ambos.
  • Familia multietnica: los progenitores son de diferentes etnias.
  • Familias reconstituidas: los miembros de la pareja han tenido relaciones anteriores en las que se aportan al menos un hijx de otra relación anterior.
  • Familias sin hijxs: parejas que toman la decisión de no tener descendencia.

Otras circunstancias que contribuyen a la diversidad familiar son las relaciones de parentesco, ya que en ocasiones, los hijxs pueden llegar a una familia a través de la adopción o por diferentes técnicas de reproducción asistida. En cualquier caso, el vínculo afectivo que se establece entre los distintos miembros de la familia depende intensamente de la motivación e implicación de madres y padres en la crianza.


Todas las familias son diferentes. Todas las familias, importan. 
Existen tantas familias como formas de amar.

3. ¿Qué beneficios tiene el acompañamiento durante el parto?

Numerosos estudios indican que cuando una mujer de parto está siendo acompañada por una persona cercana de su elección, existe mayor probabilidad de una parto espontáneo y menor probabilidad de un parto instrumental o cesárea. También se ha descrito un menor usa de la analgesia epidural. Un buen acompañamiento facilita el alivio no farmacológico del dolor, ya que esta persona puede ayudar mediante masajes, aplicando calor, apoyo físico, etc… y además dar el apoyo emocional tan importante. La mujer y su pareja o acompañante, refieren mayor satisfacción con el momento del parto. Se reduce la ansiedad, mejoran los sentimientos de autocontrol y también se reducen los indices de depresión post-parto.


4. ¿Qué papel tiene el acompañamiento en el parto? ¿Papel activo o solamente observar? 

La persona que os acompañe puede ayudaros durante todo el proceso tomando un papel activo e involucrándose en vuestro bienestar. Un buen acompañamiento es fundamental para el buen desarrollo y una buena percepción y recuerdo de la mujer en su parto.

  1. Apoyo informativo: informar y aconsejar sobre la información que da el equipo sanitario y ayudar en la toma de decisiones.
  2. Apoyo físico: ofrecer todas las medidas que mejoren el bienestar y la comodidad como ayudando a la mamá a caminar, ir al baño.. a veces es simplemente estar. En el post-parto, dar ayuda para la lactancia materna, o biberones etc..
  3. Apoyo emocional: comprensión y presencia durante el parto manteniendo una actitud empática, serena, comprensiva y motivadora.
  4. Ser equipo: ayudar a la mujer a expresar y comunicar sus decisiones, necesidades y deseos a los demás.

5. ¿Qué papel tiene el acompañamiento durante el embarazo?

Desde el momento en el que una mujer está embarazada, el papel de la pareja juega un papel fundamental. Seréis equipo. Cada uno de los progenitores aportará un 50% al bebé. Ya desde el primer momento se está creando una familia. Tanto para la mamá como para la pareja o futuros papas, empezarán a prepararse para el nacimiento y crianza buscando información, consultando a la matrona o matrón, involucrándose en los controles de salud, etc…
En caso de familias monoparentales, habrá igualmente personas de referencia que de la misma forma ayuden a la futura madre o padre y acompañará durante todo el proceso. Serán de la misma forma, un equipo.
El vínculo es una relación única que se establece entre dos personas, específica y duradera en el tiempo. La primera hora del vida del recién nacido parece ser el momento óptimo para el proceso de vinculación, aunque este comienza ya desde el inicio del embarazo y se consolida durante toda la infancia.
La mujer desde el comienzo del embarazo va creando el vínculo madre-hijo mediante la observación de las ecografías, percepción de movimientos, cambios corporales, sensaciones que produce el embarazo.. La pareja, compañero o compañera, de la misma forma. También comienzan su proceso del vínculo desde el embarazo, acompañando y ayudado a la mujer desde el inicio.
Un buen vínculo del bebé con sus progenitores o progenitor, repercutirá satisfactoriamente en sus futuras relaciones sociales y afectivas.


6. ¿Qué papel tiene el acompañamiento en el post-parto?

Al llegar una nueva personita a la familia, la dinámica familiar y los roles cambian. La formación de una red de apoyo beneficia mucho a la nueva familia. Esta red la pueden proporcionar familiares, compañeros o compañeras con vínculos afectivos tan fuertes como cualquier otro familiar. En familias monoparentales, esta red juega aún un papel más importante.
La familia puede ayudar a los progenitores con tareas del hogar, compras, ayudar en el mantenimiento de la casa, etc.. Los cuidados del recién nacido son sobretodo tarea de la pareja, ya que es recomendable que el bebé pase el mayor tiempo posible con los progenitores, sobre todo a la hora de la lactancia, ya sea materna o artificial.
Vuestra pareja o acompañante principal os puede ayudar facilitando el correcto agarre del bebé al pecho, cuidar del bebé mientras la mamá descansa para facilitar una lactancia a demanda, preparación de biberones, etc.. Las tareas deben ser compartidas con los dos miembros de la pareja y si es posible realizarlas juntos o juntas, mucho mejor. Esto fomentará y reforzará el vínculo familiar.


7. La importancia de la intimidad en el parto.

Al igual que toda mujer de parto tiene derecho al acompañamiento, me parece necesario recalcar que en algunas ocasiones se dan partos con exceso de personal. Puede haber partos donde nos encontramos además de la mujer y su acompañante, numerosas personas en la habitación (matronas o matrones, ginecólogas o ginecólogos, auxiliares de enfermería..).
Señalar que igual que las mujeres tiene  derecho al acompañamiento, también lo tienen para su intimidad.
La Ley General de Sanidad recoge en su artículo 61 que debe garantizarse el derecho a la intimidad personal y familiar, respetar su personalidad y dignidad, sin que pueda ser discriminado o discriminada por ninguna causa. También se debe guardar el secreto y la confidencialidad de los datos por parte del equipo sanitario. Va contra la intimidad que el cuerpo de la mujer sea explorado o visto por más personas que las imprescindibles.
También debe haber el menor número posible de pacientes por habitación. En ese sentido, la habitación individual es la mejor opción.

¿Y si mi parto es en un hospital docente?

En estos casos, a veces el proceso puede estar acompañado de ciertas “incomodidades” adicionales, entre ellas, ser valorada u observada por diferentes profesionales. Como parte del proceso se os debe solicitar vuestro consentimiento y tenéis derecho a limitar del todo o en parte el acceso de los profesionales que no estén implicados en vuestro cuidado.


8. El acompañamiento en las cesáreas. 

En algunos hospitales sí existen protocolos sistematizados de acompañamientos en las cesáreas programadas. Podéis preguntar cómo es en vuestro hospital y si lo están haciendo así. Habitualmente en las cesáreas urgentes no está sistematizado el acompañamiento, debido a la rapidez de acción que se requiere por parte del equipo sanitario en esos momentos. Cuando el o la acompañante entra al quirófano, algún profesional le explicará dónde colocarse, como proceder.. por todo esto, en caso de una urgencia todo este proceso no se podría hacer.
El contacto piel con piel es recomendable que lo realice la mamá como primera opción ya que aporta beneficios para la lactancia materna precoz, etc.. Pero si la mamá no pudiera por cualquier circunstancia o no se viera preparada, la persona que la acompañe también podrá realizarlo, aportando los mismos beneficios para el bebé y fomentando el vínculo con la persona que lo realice.

RECOMENDACIONES DE MI MATRONA ONLINE:

Para las mujeres:

  • Durante el embarazo, involucra a tu pareja o acompañante de elección en las visitas y otras pruebas, informaros juntos o juntas sobre consejos de maternidad.
  • Para el parto escoge a la persona que mayor tranquilidad, cariño y apoyo te ofrezca.

Para la persona acompañante:

  • Piensa que durante el momento del parto, vais a ser un equipo. Se te ha concedido una misión muy importante: eres la persona que puede mejorar todo lo posible el bienestar de la futura mamá. Gracias a ti podemos mejorar este proceso e incluso el parto puede darse en las mejores condiciones.
  • Da apoyo positivo. Ayúdale en todas las necesidades que tenga. Proporciónale bienestar. Recuérdale que ella es fuerte, que puede hacerlo, y que lo va a conseguir.

Para el personal sanitario. Tenemos mucho trabajo por delante…

  • Aprendamos a reconocer los beneficios del acompañamiento fomentándolo desde la primera consulta de embarazo, educación prenatal, etc…
  • El colectivo sanitario cometemos errores como presuponer un determinado acompañamiento y que este sea además de pareja masculina. Por esto es tan necesario visibilizar en el ámbito sanitario la bonita diversidad familiar que existe.
  • Protejamos la seguridad de las mujeres durante su proceso de parto, su privacidad e intimidad, siempre pidiendo su consentimiento cuando vaya a estar alguna persona no implicada directamente en su cuidado.
  • Crear protocolos que fomenten y den la importancia real al acompañamiento durante el parto y cesárea.

Otros post

SI TE HA GUSTADO COMPÁRTELO EN REDES

Deja un comentario

Your email address will not be published.