PARTO DE NALGAS

PARTO DE NALGAS

“En una presentación de nalgas, el parto vaginal con gestación única y a término es una opción razonable en pacientes correctamente seleccionadas y con un obstetra experimentado”. Conferencia Internacional de Comunicación de Salud. Madrid | Octubre 2015.

¿Qué es una presentación de nalgas?

Cuando en un embarazo las nalgas del feto entran en la pelvis materna antes que la cabeza hablamos de una presentación de nalgas, también llamada presentación podálica.
Su incidencia es del 3-4% de todos los embarazos a término, lo que supone un embarazo con presentación de nalgas cada 25-30 nacimientos.
Antes de la semana 28 de embarazo la presentación de nalgas es mayor. Lo más frecuente es que entre la semana 28-32 de embarazo el feto realice un giro espontáneo para colocarse en una presentación cefálica (de cabeza), aunque también es posible que este giro lo haga después de la semana 32. Más adelante en este post explicaré que se puede hacer para facilitarle este giro al bebé.

Dentro de la presentación de nalgas, existen tres variantes diferentes


1. Presentación de nalgas puras o francas
: las piernas del feto están extendidas sobre su tronco, de manera que sus pies llegan a la altura de sus hombros. Es la variante más frecuente de las tres (65-70%).

 

 


2. Presentación de nalgas completas
: el feto está “sentado” con las caderas y rodillas flexionadas. Esta modalidad se da en el 5% de las presentaciones de nalgas.

 

 

3. Presentación de nalgas incompletas: el feto presenta uno o dos pies en el canal del parto.Su incidencia es del 25-30%.

Cuando es realmente importante hacer un diagnóstico de la presentación, es en la fase final del embarazo, y si no ha sido posible, en el inicio del trabajo de parto para una correcta y segura asistencia al nacimiento de este bebé.

¿Cómo se maneja un parto con presentación de nalgas?

En el año 2000 se publican los resultados de un estudio conocido internacionalmente como “Term Breech Trial”, dónde aconsejan la realización de cesáreas sistemáticas a todos los embarazos con presentación de nalgas a término.
Este estudio tuvo un gran impacto en la práctica y asistencia del parto vaginal con presentación de nalgas, donde en la mayoría de los hospitales se abandona la práctica del parto vaginal de nalgas, a favor de una cesárea programada.
Sin embargo, otros organismos médicos de referencia internacional, decidieron no seguir estas recomendaciones, basándose en su contexto sanitario, protocolos rigurosos y sus habilidades profesionales que eran diferentes a la de los hospitales y países que habían participado en el estudio. De esta manera, el parto vaginal de nalgas se ha seguido realizando con éxito en algunos hospitales.

En 2006 se publica un nuevo estudio y en base a sus resultados se modifican los protocolos de asistencia al parto vaginal de nalgas llegando a la conclusión de que el parto vaginal en gestación única y a término (37 – 42 semanas) es una opción razonable y segura en pacientes correctamente seleccionadas y con un obstetra experimentado.

¿Cuales son esos criterios de selección?

1. Peso fetal: se puede intentar un parto vaginal de nalgas en caso de fetos con crecimiento intrauterino normal y un peso estimado inferior a 4000 grs.
2. Pelvis materna: Se realizará una valoración clínica de la pelvis materna.
3. Actitud de la cabeza fetal: solamente cuando la cabeza del feto está en flexión (su barbilla toca su tórax) o indiferente se intenta un parto vaginal. La actitud de extensión (su occipital se inclina hacia la espalda) contraindica un parto vaginal. La actitud fetal se diagnostica con una sencilla ecografía.
4. Modalidad de nalgas: solo las nalgas puras (piernas extendidas sobre el tórax) y las completas (sentado) son indicación de parto vaginal.

Manejo intraparto:

  • Que el comienzo sea un parto espontáneo.
  • Evitar las inducciones salvo condiciones favorables.
  • Verticalidad y libre movimiento de la mujer, favoreciendo un buen progreso del parto.
  •  Uso adecuado de la oxitocina: utilizarla en casos de poca dinámica uterina.
  • Analgesia epidural a elección de la gestante y que permita la deambulación (“walking epidural”).
  • Monitorización continua.
  • La matrona o ginecólogo realizará una exploración vaginal y monitorización fetal cuando se rompa la bolsa amniótica.
  • En casos de no progresión adecuada (misma dilatación 2 horas o más), realizar una cesárea.
  • En periodo expulsivo “HANDS OFF”: NO TOCAR. No realizar ninguna maniobra salvo cuando se necesario.
  • Cuando sea posible, clampaje tardío del cordón umbilical.

    Por todo esto, es fundamental que la gestante esté adecuadamente informada, preferiblemente antes del inicio del parto, de riesgos/beneficios de la vía vaginal y riesgos/beneficios de la cesárea electiva.

“El grado de información materna va relacionado con mayor porcentaje de partos vaginales de nalgas. El parto vaginal de nalgas en mujeres de bajo riesgo es una opción segura y no se observan diferencias según el tipo de parto (Abdessalami et al 2017).”

¿Qué hacer para favorecer el cambio a cefálica?

1. Posición a cuatro patas: desde esta postura, se desplaza el tronco hacia atrás pegando el pecho al suelo, con los brazos extendidos hacia adelante. Realiza esta postura durante 10-15 minutos/día.
2. Posición de yoga del gato: a cuatro patas con las rodillas separadas el ancho de las caderas, manos alineadas con hombros y mirando al frente. Primero se arquea la espalda hacia arriba y se lleva la cabeza hacia abajo mirando al ombligo. A continuación se va estirando la espalda hasta dejarla recta al tiempo que se va elevando la cabeza hasta la posición inicial. Realizarla durante 10-15 minutos/día.
3. Nadar boca abajo para que el útero descanse libremente y tenga poca gravedad.
4. Tumbarse boca arriba con las piernas encima de un sillón o silla de forma que tu cuerpo y piernas formen un ángulo de 45°. Colocar un cojín sobre la cabeza para mayor comodidad y otro bajo la pelvis para elevarla más. Mantener esta postura durante 10-15 minutos dos veces al día. Hacerlo con el estómago vacío.
5. Gatear en superficie blanda dos veces/día y cinco minutos cada vez.
6. Moxibustión: La moxibustión es una técnica recomendada por la OMS. Ha sido estudiada a través de estudios clínicos controlados con un elevado porcentaje de éxito por delante incluso de la versión externa. Se puede practicar desde la semana 32. Es importante que lo realice un profesional que conozca el procedimiento. Utiliza el calor generado por la quema de una planta (artemisa vulgaris), que se conoce vulgarmente como moxa, estimulando un punto de acupuntura determinado provocando la rotación de las presentaciones de nalgas.
La moxibustión es una técnica segura, sencilla, indolora y bien tolerada por la gestante y el feto. No altera el bienestar fetal. Hacerlo siempre con profesionales cualificados.
7. Versión cefálica externa: maniobra externa realizada hospitalariamente por ginecólogo@s sobre el abdomen materno y que tiene como objetivo conseguir una presentación cefálica. Esta técnica es realizada desde la medicina hipocrática (hace más de 2000 años). Posibilidad de éxito del 50%. Se realiza en hospital en la semana 37, en ayunas. Lo primero se realizará una ecografía para confirmar la presentación de nalgas, una monitorizacion fetal y se administrada forma intravenosa una medicación para relajar el útero mientras se realiza la maniobra. Al continuación, el médico realizará las maniobras de rotación del bebé con seguimiento ecográfico y monitorizacion fetal.
Al terminar la maniobra, la gestante permanecerá una hora en observación. Si la maniobra termina con éxito, se citará a la paciente para sus controles normales. Sino se consigue, se puede realizar un nuevo intento.

LA RECOMENDACIÓN DE MI MATRONA ONLINE

El parto vaginal de nalgas se considera un parto seguro y para poder considerarlo así se deben cumplir unos criterios de selección rigurosos tanto en la mujer como en el bebé. Además estos partos deben ser atendidos por profesionales con experiencia en este tipo de partos para en el caso de que acontezca cualquier complicación, contar con las herramientas hospitalarias, profesionales y humanas para preservar la seguridad tanto de la madre como del bebé.

Otros post

SI TE HA GUSTADO, COMPÁRTELO EN LAS REDES

Deja un comentario

Your email address will not be published.