PARTO VAGINAL TRAS UNA CESAREA PREVIA

PARTO VAGINAL TRAS UNA CESAREA PREVIA

La tasa de éxito de un parto vaginal tras una cesárea anterior está entre el 72-76%, llegando al 87-90% si ha habido un parto vaginal previo. Si no existen contraindicaciones para el parto vaginal, es razonable el intento de parto vaginal en las mujeres con cesárea previa.

El parto mediante cesárea es en la actualidad cada vez más frecuente. La cesárea anterior los que nos indica a los profesionales de la obstetricia, es que la mujer tiene una cicatriz en el músculo uterino y por tanto al no estar intacto, debe ser tratado de forma cuidadosa durante el siguiente proceso de parto para disminuir posibles complicaciones, como la rotura uterina.
La rotura uterina es una complicación poco frecuente pero importante, que se produce en el 0,02-0,08% de todos los partos. Este porcentaje aumenta sensiblemente durante el trabajo de parto de mujeres que tienen una cesárea previa (0,2-1,5%).
El tiempo transcurrido entre la cesárea y el parto posterior es también importante a la hora de valorar los riesgos de rotura uterina, ya que el riesgo aumenta si el parto tiene lugar antes de 18 meses desde la cesárea anterior.
Las recomendaciones en mujeres con cesárea anterior, son intentar un parto vaginal pues el periodo de recuperación es más corto y disminuyen las complicaciones asociadas a la cesárea. En el parto, el uso de oxitocina y epidural no están contraindicados, y se recomienda un registro cardiotocográfico continuo dado que las alteraciones del registro, nos pueden indicar una posible rotura uterina.
Por esto y siempre que el proceso de parto lo permita, debemos favorecer un parto lo más espontáneo posible, sin intervenir excesivamente, manejo de oxitocina según protocolos hospitalarios, asegurar un entorno seguro y tranquilizador a la gestaste y familiares, etc… Es decir, favorecer en lo posible, un proceso lo más natural posible en todas sus variantes.

Las ventajas de intentar un parto vaginal tras una cesárea respecto a realizar una cesárea programada son:

1. Disminuyen las complicaciones maternas.
2. Mejor adaptación extrauterina del bebé.
3. Periodo de recuperación post-parto más corto y mejor.
4. Disminuyen otras complicaciones maternas como anomalías de la placentación y de lesiones quirúrgicas para futuros embarazos.

Contraindicaciones de un parto vaginal tras una cesárea anterior:

En las siguientes situaciones no es recomendable intentar un parto vaginal tras una cesárea anterior.

1. Cesárea anterior corporal o en “T” invertida. (incisión muy poco utilizada en la actualidad. La cicatriz, tanto del útero como la exterior, es longitudinal).
2. Intervenciones quirúrgicas previas donde se haya entrado en la cavidad uterina. No incluimos la cesárea anterior con incisión de pfannestiel. La realizada en la actualidad.
3. Rotura uterina previa.
4. Otras contraindicaciones para el parto vaginal.

LA RECOMENDACIÓN DE MI MATRONA ONLINE

El porcentaje de tener un parto vaginal tras una cesárea anterior, es alto y también los beneficios tanto para la madre como para el bebé, superan con creces el bajo riesgo de una rotura uterina. Sobre todo, cuando ese parto es manejado de manera adecuada en un medio hospitalario. Es importante saber que la cesárea es una técnica cada vez más utilizada en nuestra sociedad y por tanto, cada vez hay más mujeres con cesáreas anteriores.
Ofrecer a la mujer confianza, seguridad y profesionalidad es lo más importante para ayudar a vivir esa experiencia de manera única y segura.
Si tienes cualquier duda o necesitas una explicación más detallada sobre colecho, estoy a tu disposición en las Consultas Online.

Feliz día desde Mi Matrona Online.

Otros post

SI TE HA GUSTADO, COMPÁRTELO EN LAS REDES

Deja un comentario

Your email address will not be published.